Ponencia: Perspectivas Teológicas - Rev. Psic. Araceli Ezzatti Destacado

20 Octubre 2017, 12:00 am
Publicado en ALAIME
Visto 66 veces

“EL DESAFIO DE EDUCAR EN UN MUNDO COMPLEJO”

Rev. Psic. Araceli Ezzatti

 

Perspectivas teológicas

Rev. Psic. Araceli Ezzatti

 

 

“No hay neutralidad posible aunque no seamos conscientes de la realidad en la que vivimos y no conozcamos el sistema de influencias en el que estamos inmersos. De modo que la manera en que el ser humano asuma y adopte el conocimiento dependerá de su vínculo con los otros y el mundo que lo rodea.”

Ivonne Gebara. Teóloga.

 

 

“Nos hallamos en una situación en la que de modo constante se nos incentiva y predispone a actuar de manera egocéntrica y materialista.”

Zigmunt Bauman. Sociólogo.

 

“Todos nosotros somos seres de luz. Fuimos formados originalmente en el corazón de las grandes estrellas rojas, hace miles de millones de años.”

Leonardo Boff- Teólogo

 

INTRODUCCIÓN

Cuando decidimos repensar nuestra vocación-misión educativa en el marco del mundo complejo en el que vivimos, abordamos la difícil tarea de desbrozar caminos, rutas, en la diversidad de sus componentes y profusas interrelaciones. Si además nos proponemos hacerlo desde una visión específica, en este caso teológica, nos enfrentamos a una tarea desafiante.

Dado que no podemos abarcar toda esa diversidad en el entramado de sus interrelaciones, y, lo más importante, el efecto que tiene esa complejidad en la vida y la muerte del ser humano y su hábitat, nos preguntamos: ¿cuáles son los saberes y sentires que gobiernan los proyectos de vida de las diferentes generaciones que conviven en este tiempo y espacio?;¿qué rol juegan las instituciones, en este caso la educación, la comunidad de fe, en la búsqueda de los horizontes de sentido que hacen este mundo habitable, solidario, inclusivo.?

Me he permitido priorizar dos líneas de análisis que atraviesan el quehacer humano y que dialogan con la Teología, consciente de que al escoger unos caminos quedan abordajes importantes que no se tocan.

 

Estas líneas de diálogo son:

  • EL CONTEXTO POSTMODERNO. LA MODERNIDAD LÍQUIDA.
  • LA SOCIEDAD DEL RIESGO. LA ESPERANZA EN LA INCERTIDUMBRE.

CONCLUSIONES- DESAFÍOS TEOLÓGICOS

 

 

  • EL CONTEXTO POSTMODERNO. LA MODERNIDAD LÍQUIDA.

¿Cuándo surge realmente la postmodernidad y cómo se da en América Latina?. En su libro “Filosofía de la Postmodernidad” sus autores Colon y Mellich ubican su origen en:

La reacción a la ilustración del siglo XVIII - absolutización de la razón y sentido único de la Historia- (Rousseau, Kant, Hegel) a quienes enfrenta la demoledora obra de Nietzche abriendo las puertas al abismo de la postmodernidad” [1]

Los mismos autores coincidiendo con Jameson señalan los rasgos constitutivos de la postmodernidad que resumo de la siguiente manera:

  • Una nueva superficialidad que se manifiesta en toda una nueva cultura de la imagen y el simulacro.
  • Debilitamiento de la historicidad.
  • Un subsuelo emocional totalmente nuevo.
  • Profundas relaciones de todo ello con una nueva tecnología.
  • Misión política del arte en el nuevo espacio mundial del capitalismo multinacional.

Y agregan:

“la postmodernidad es, ante todo, la filosofía de la desmitificación, de la desacralización, del derrumbamiento de los viejos ídolos”[2]

muy cerca del magistral Jean François Lyotard afirman que el problema esencial de la postmodernidad es:

el de la deslegitimación de los metarrelatos, espacio desde el cual se definían las reglas de juego que han caracterizado la modernidad, el progreso industrial, la sociedad democrática.”[3]

Muchas veces hablamos de esta situación como crisis de valores, relaciones disfuncionales entre las generaciones, falta de respeto por la Historia y las tradiciones, abandono de la fe y de la vida eclesial. También búsquedas personales de sentido en la vida, que se acercan a formas alternativas de vida y a huidas de la realidad a través de lo religioso, el consumo, las adicciones, la emigración. Hay un desapego de los valores de origen en búsqueda del lugar y el tiempo donde “me siento bien”. El imperio del deseo toma preeminencia sobre la planificación racional.

La investigadora mexicana Alicia de Alba en su libro “Educación y Postmodernidad”, señala entre otros, algunos de los horizontes de una cultura de la postmodernidad:

  • resistencia a integrarse en un cuadro conceptual sistemático y coherente.
  • red de mundos heterogéneos
  • redescubrimiento de la diversidad y la contingencia.
  • el fin de la Historia como acontecer ordenador
  • indiferencia frente a los poderes políticos y al Estado
  • fin de la racionalidad fincada en la verdad definitiva
  • apertura a nuevas corrientes políticas y sociales.[4]

En el análisis de la postmodernidad ha sido sustancial el aporte del sociólogo y filósofo judío-polaco Zygmunt Bauman, recientemente fallecido, que impactó el pensamiento de las últimas décadas con su teoría de la Modernidad líquida, la Sociedad líquida, el Amor líquido. En una entrevista reciente con el diario La Vanguardia de España, fijaba en forma arbitraria pero didáctica el comienzo de la postmodernidad en el terremoto de Lisboa en 1775, que destruyó todo, seguido de un incendio y un tsunami. En realidad lo que explicita con este ejemplo es la destrucción de lo racional y emocional y el cambio que ello produjo en el horizonte de comprensión de la sociedad moderna:

“La gente pensaba hasta entonces que Dios lo había creado todo, que había creado la Naturaleza y le había puesto leyes. Pero de repente ve que la Naturaleza es ciega, indiferente, hostil a los humanos. No puede confiar en ella. Hay que poner el mundo bajo la administración humana…. Hay que reemplazar la modernidad sólida: grandes fábricas que albergarían sus trabajadores, enormes edificios de ladrillo, fortalezas, catedrales. La Historia decidió un camino diferente. La modernidad se hizo líquida. Hoy la mayor preocupación de nuestra vida es como prevenir que las cosas queden fijas, que sean sólidas y no nos permitan cambiar. Estamos acostumbrados al tiempo veloz, a lo que no dura. Esto en lo relativo a las cosas, a la gente, a las relaciones sociales y laborales. Somos ciudadanos flexibles, dispuestos a cambiar la sintonía, la mente, cuando sea necesario. Eso es la situación líquida que como el agua cambia de forma cuando se cambia el vaso.” [5]

Hay dimensiones de esta postmodernidad que por razones de tiempo no podemos desarrollar, pero que es imposible no mencionar:

  • GLOBALIZACIÓN Y ECONOMÍA DE MERCADO- Sólo dos citas:

de Mauricio Langón, docente uruguayo:

“el modelo de globalización hegemonizado por el mercado necesita realizar en las personas un proceso de desestructuración de la solidaridad social y pérdida de credibilidad en los ideales de justicia, necesita mentalidades acríticas competitivas y consumistas. Este proceso es clave para la continuidad de tal sociedad” [6]

 

de Angel Pérez de la Universidad de Málaga:

“la búsqueda de identidad del individuo postmoderno parece vinculada a la competitividad profesional y a la diferenciación en el consumo. Es clara la traslación del ser al tener. Se instala la etapa del deseo. El consumo adquiere carácter abrumador.” [7]

 

  • EL IMPACTO DE LA TECNOLOGÍA-

Colon y Melich, siguiendo el pensamiento de Albin Toffler( USA )tipifican la postmodernidad como “ la tercera ola”, la sociedad postindustrial que conlleva cambios industriales importantes introducidos por la tecnificación.

Según estos autores la postmodernidad abandona la masificación de las formas sociales modernas y crea realidades individualidades diversas que reivindican el derecho a “ser uno mismo”. La posibilidad de la hiperinformación a través del ordenador y los medios recluye al individuo en un ámbito propio desde el cual rompiendo los círculos tradicionales de encuentro con otro/a, se autoabastece en lo intelectual y en lo emocional. Esta situación también afecta lo social participativo: familia, centros de estudio, escuelas, iglesia, sindicatos, recreación.

Cristina Corea, la semióloga argentina, nos habla desde la experiencia de aula, del desacople entre el discurso institucional y la experiencia mediática que es una experiencia generadora de subjetividad. La experiencia mediática desarrolla formas de percepción, destrezas, lecturas, que no son las mismas a las formas de abordaje del conocimiento programado por las instituciones. La lectura de imágenes va sustituyendo la cultura de la palabra. El zapping, el mail, el chateo son medios de contacto rápido sin deliberación y producen eso: contacto. También señala el desafío de la utilización de esos medios para el enriquecimiento del planteo educativo dada la riqueza de recursos técnicos y estéticos que puede aportar.

 

  • EL NUEVO DIÁLOGO TEOLOGÍA-CIENCIA.

Tradicionalmente en conflicto la teología y la ciencia hoy se encuentran en un campo inesperado: Cosmología y fe. (Stephen Hawking, Xuan Thuan,Frijtof Capra, Juan Luis Segundo, Grupo Ciencia Razón y Fe de la universidad de Navarra, entre muchos otros)

Hay grandes temas que surgen desde el ámbito científico que movilizan las seguridades de un universo ordenado, datado y estático de las cosmologías previas a las aseveraciones de George Lemaitre, físico y sacerdote belga que desafió a los grandes Newton y Einstein con su teoría del Universo en Expansión y el átomo primero como energía desencadenante del big-bang. En un universo en expansión las nociones de TIEMPO, ESPACIO Y ORDEN, nociones muy aplicables en la vida cotidiana y en la educación, cambian radicalmente. La dinámica de la energía y el nuevo concepto de materia, así como la constatación de que no todo está totalmente regulado por las leyes físicas que creíamos inmutables, replantea la posibilidad de que el ser humano como observador privilegiado, llegue a dominar y prevenir el futuro del universo. Promueve la incertidumbre. Especialmente los niños y jóvenes se interesan por estas teorías y las confrontan con aprendizajes que muchas veces promueve la iglesia como confrontación desde el aprendizaje religioso, si no se han explorado las riquezas de estos aportes. Temas como: el origen del mundo, la secuencia del caos al orden, la relación materia-energía, la tierra como hábitat amigable se replantean a la luz de las nuevas teorías Volveremos sobre estos temas en la conclusión.

 

  • EL IMPACTO DE LAS REVISIONES DESDE EL GÉNERO, LA ETNIA, LA DIVERSIDAD, DE LOS ESQUEMAS SOCIALES TRADICIONALES SIGNADOS DESDE EL GÉNERO MASCULINO, Y LOS MODELOS DE LA PERSONA DE RAZA BLANCA OCCIDENTAL.

Estas nuevas visiones han impactado en la familia, las instituciones, los derechos, dando lugar a nuevas lecturas de realidades fuertemente ancladas en el imaginario social. El aporte de los grupos feministas, las instituciones que defienden los DDHH, los grupos étnicos, entre otros, han promovido una relectura del discurso de la Historia, los códigos legales, los programas educativos, la teología tradicional. La inclusión y el combate a la discriminación ha promovido largas, y, a veces, dolorosas luchas sociales que en algunos países han logrado legislaciones más adecuadas a la inclusión y al ejercicio de los Derechos Humanos. Ello conlleva un trabajo educativo que trasciende el dictado de leyes, para promover la información, la comprensión de estas nuevas visiones y fundamentalmente las prácticas familiares, sociales e institucionales que no son fáciles de modificar. Por ejemplo: la discriminación laboral de la mujer, aún en las iglesias es una realidad. El rechazo a las personas por etnia, limitaciones físicas o emocionales, por diversidad sexual, situación económica o diferencias culturales persiste, aún, en las prácticas sociales, de países donde la ley las condena. Las iglesias y sus instituciones tienen la posibilidad de practicar la inclusión no solamente desde su planteo misional, sino como mandato del Evangelio de proclamar el mensaje de Salvación a toda criatura como nos dice la Gran Comisión.

 

 

  • LA SOCIEDAD DE RIESGO, LA ESPERANZA EN LA INCERTIDUMBRE.

Desde la década del 80 Ulrich Beck, el sociólogo alemán, lanza su teoría sobre “La sociedad del riesgo” en un libro homónimo con el subtítulo “Hacia una nueva modernidad”. En esta obra e infinidad de artículos y conferencias dictadas por todo el mundo, tipifica esta sociedad con algunas características fundamentales a las que hemos agregado algunos ejemplos;

  • La sociedad del riesgo surge de la confrontación de la modernidad industrial con sus propias acciones. (contaminación, desplazamiento de grupos humanos de su hábitat, explotación laboral, pobreza, hacinamiento, hiperconsumo, plagas, etc.)
  • El riesgo es un estado intermedio entre la seguridad y la destrucción percibido y construido socialmente. Es importante la evaluación de las probabilidades que incluyen lo peor que pueda ocurrir o también que no ocurra.
  • Los riesgos no pueden afrontarse desde los estados-nación porque trascienden fronteras. Los riesgos globales inciertos no dejan ver un contacto entre el impacto y el punto de origen. En ese sentido no son abordables para la percepción cotidiana.
  • El cálculo sobre riesgos es un trabajo multidisciplinar que incluye el efecto de la percepción. (el gobierno puede decir que hay menos asesinatos estadísticamente pero en la percepción está instalado el miedo)
  • Hay riesgos que aparecen como peligros inevitables (catástrofes naturales) y otros que son directamente imputables (atentados)También los hay (incertidumbre fabricada) creados por intereses económicos (ej: alarma de epidemias) o políticos y sociales (como la amenaza de una etnia o un grupo humano particular)
  • Un valor que subyace en la percepción del riesgo es el valor universal de la supervivencia. (El ataque a la vida, el asesinato, adquiere mil formas en la percepción del riesgo desde la experiencia de las luchas de poder a nivel universal a través de la exposición armamentista, la persecución étnica, la muerte por el hambre, los atentados, los asesinatos mediáticos, las catástrofes)

Dada la importancia de la percepción, no es fácil dirimir los simbolismos y significaciones de un mismo riesgo para sociedades diferentes. Puede haber una diferencia importante entre lo que dicen los expertos y la percepción de la gente. Lo que sí, es cierto, es que crea un estado de incertidumbre que puede llevar al desencanto total por un futuro vivible y también a un inmediatismo del placer o a la búsqueda de contención desde lo económico, lo social, lo político, lo religioso.

Los expertos en situaciones de conflicto y de riesgo señalan que hoy día los primeros no se solucionan y los segundos no se evitan, sino que ambos se negocian y se gestionan.

Frente a los riesgos emergentes o creados, los gobiernos, los científicos y técnicos son desafiados por sus sociedades a gestionar posibles salidas que permitan recuperarse de la incertidumbre que enferma y oscurece las relaciones y los proyectos humanos. Por su parte se acusa a la gente común que sufre fuertemente las consecuencias, de una falta de responsabilidad social y cuidado de su lugar de vida creando condiciones para los grandes daños. No es fácil llegar a los sujetos u objetos generadores en una sociedad de riesgo global incierto. (Ej: la depredación de la naturaleza por intereses económicos, la reacción de algunos pueblos a tiempos pasados de colonización y opresión, el impulso de naciones que desde su paz promueven cruentas guerras civiles).

Hace poco estuvo en Montevideo el conferencista español Antonio López Cerezo que disertó sobre la esperanza y la confianza en la sociedad del riesgo.

Comenzaba llamando la atención a la polisemia de los conceptos de riesgo y seguridad. La diversidad de apreciaciones se manifiesta según este autor en la forma en que se construye la realidad social de cada espacio-tiempo y cuáles son las demandas y las respuestas sociales frente al riesgo. Él también hablaba de la gestión del riesgo y la necesidad de encontrar los caminos para fortalecer la confianza en la red social, así como promover la esperanza, como sostenedores para un proyecto vivible. Señala cuatro elementos para recuperar la confianza:

  1. Promover valores que aseguren la confiabilidad y compartirlos
  2. Encontrar agentes en quien confiar, sean personas o instituciones.
  3. Trabajar junto a otros/as afianzando la confianza en la interacción
  4. Encontrar un contexto favorable para interactuar.[8]

El autor enfatiza en la necesidad de crear un ambiente que evite la irritabilidad que nos vuelve violentos promoviendo, en su lugar, la empatía percibida. La seguridad de que no seremos traicionados.

La recuperación de la confianza alimenta la esperanza de una gestión del riesgo posible en la que pongamos en juego la destreza, la eficacia y la seguridad de que podemos en independencia actuar como colectivo

 

¿Cómo se dan estas realidades en América Latina? ¿Cómo nos afectan?

Varios autores coinciden en que si se toma el esquema de Toffler, coexisten las tres “Olas”: agraria, industrial y postindustrial, con diferentes impactos según los países.

Existen por igual zonas agrícolas e industriales, al igual que una minoría creciente de población participa de la información globalizada, siendo parte de la llamada aldea global. Pero, a la vez, un fenómeno digno de analizar, y es que las olas y los paradigmas coexisten paralelamente ignorándose mutuamente o bien conflictuando unos con otros.

O sea, que quedan grandes espacios en los que el proceso de la postmodernidad no llega a instalarse o lo hace en forma conflictiva. Se desarrollan entonces actitudes de acomodación acrítica o repliegue, en búsqueda de los modelos y valores supuestamente perdidos de la segura modernidad.

En cuanto al análisis desde el concepto de sociedad del riesgo, hay hechos que golpean con gran fuerza como son las catástrofes naturales, la violencia. No se ha visto tan claramente como riesgo la mortalidad por pobreza, la violencia institucional de algunos gobiernos, el desplazamiento de etnias, el hiperconsumo.

 


 

CONCLUSIONES:

IMPLICANCIAS TEOLÓGICAS DESDE LA PERSPECTIVA DE LA POSTMODERNIDAD Y LA SOCIEDAD DE RIESGO.

 

  • De la mayor importancia en la postmodernidad es la tendencia a la desacralización y desmitificación que ataca directamente a lecturas tradicionales y más aún literales de la Biblia. Este proceso viene siendo contestado, desde hace décadas, en el trabajo teológico y hermenéutico, especialmente en ámbitos de los países colonizados que recibieron la religión conjuntamente con una propuesta cultural. La voz emergente de los pueblos originales y grupos de reivindicación de identidades y defensa de derechos humanos aportan perspectivas que pueden ser muy enriquecedoras a nuestra vivencia de la fe. Por ejemplo: la imagen de un Cristo mucho más cercano a la imagen de los pobres y vulnerados en sus derechos, que a una figura tan celestial como inalcanzable; la reivindicación del rol de la mujer en la comunidad de fe, frente a un planteo jerárquico excluyente; la inclusión de la diversidad humana en todos sus sentidos en la comunidad de fe, temas fundamentales en el ministerio de Jesús. (mencionamos en estas líneas de trabajo teólogos como Barth, Bonhoeffer, Bultman, Gutierrez, Sobrino, Miguez Bonino, Boff, Guebara, Juan Luis Segundo y muchos otros).

 

  • Una línea de pensamiento teológico de gran riqueza la aporta la Ecoteología que promueve la idea de la defensa de la Tierra como “nuestra casa”, ese hábitat que nos alberga y que debemos cuidar y preservar en todas sus dimensiones. Fritjof Capra y Leonardo Boff ha dedicado mucho trabajo a esta línea.

 

  • No menos relevante es el nuevo diálogo interreligioso y el reconocimiento de un tronco común de las tres grandes religiones (judaísmo, islamismo y cristianismo), que aporta nuevas dimensiones a la comprensión de un Dios de Gracia universal y no cautivo de una sola expresión religiosa que discrimina las otras.

 

  • Uno de los problemas que muchas comunidades cristianas tratan de afrontar es el individualismo y aislamiento generado por razones que ya expusimos, que atenta contra la vida en comunidad, el trato persona a persona, la solidaridad, el acompañamiento. Hay infinidad de iglesias que celebran sus cultos on line con una membresía que nunca soñaron tener presente y esto es muy bueno, el mensaje llega. Eso facilita el acceso, pero ¿abarca en sí toda la vivencia de la fe? o nos convoca a formas creativas de promover el acercamiento personal en la relación de la hermandad.

 

  • La emergencia de nuevas propuestas religiosas cristianas, sincréticas con expresiones afro u orientales, o de la teología de la prosperidad, crean una “oferta” siempre abierta y atractiva y mucha gente va y viene. Es lo que en EEUU llaman “creyentes de puerta rotatoria” y no adquieren compromiso comunitario en ningún lugar. Es un desafío a nuestra propuesta teológica y misional, que no promueve el individualismo competitivo y consumista, sino la actitud comprometida y solidaria.

 

  • Una pregunta que surge con angustia en las iglesias confesionales de diferentes denominaciones es:¿por qué decrecemos?; ¿por qué perdemos los jóvenes, especialmente aquellos que se educan en nuestros colegios confesionales? Miramos con asombro como la gente cambia de denominación. Se habla en A L del cristianismo postdenominacional. Parece que hay un movimiento hacia una iglesia global. Nos preguntamos ¿Cuáles son las riquezas de cada identidad que debemos preservar como expresión de una fe que respeta la diversidad?.

 

  • Es importante analizar: ¿qué dice nuestro discurso teológico en la palabra y en la acción? No estaremos sufriendo ese desacople del que hablaba Cristina Corea.

 

  • La ciencia nos convoca a pensar en términos cósmicos, la Teología de la Revelación de Dios y la Astrofísica se acercan creativamente con las mismas preguntas sobre el origen del universo. El astrofísico y teólogo Xuan Thuan nos dice que desde ambas ciencias estamos ante una hermosa melodía: el universo; que es secreta porque ninguna de las dos ciencias hemos descubierto su autor.

 

  • La situación de angustia e incertidumbre, cuando no, miedo frente al riesgo, nos confronta a una sociedad que busca certezas o por lo menos ambientes de contención. Las comunidades de fe tenemos una historia de vida comunitaria, de encuentro, de perdón, de consolación, de restitución que son valores esenciales del Evangelio. Quizás estos son los valores a resaltar y poner en práctica para fortalecer la confianza y la esperanza.

 

  • La constante situación de catástrofe con tanto costo en vidas le plantea a mucha gente preguntas: ¿Dónde está Dios?¿ Por qué mueren tantos inocentes? Frente a estas crisis de fe cómo hacemos presente la Gracia de Dios sin caer en la simplicidad de decir: es la voluntad de Dios. Todo el mensaje bíblico nos confronta a una actitud responsable ante la Creación y el prójimo.

 

  • El odio hacia otras etnias se incentiva desde los medios creando un mundo de buenos y malos que no es real. Seguramente tenemos mucho que decir desde la inclusión que fue distintiva en el ministerio de Jesús.

Volvemos al tema de la confianza y la esperanza. El Cristianismo lleva más de 2.000 años transitando mundos complejos. Hay una fuente de sabiduría y desafío que, como dice Pablo, es un tesoro en vasos de barro. Esos vasos de barro, somos nosotros, que podemos fracturarnos, y hasta rompernos frente circunstancias adversas, pero el mensaje de la fe sigue vigente en sus valores fundamentales: el don de la vida, la justicia, el amor fraterno, la solidaridad y la esperanza en el poder del Espíritu Santo que trasciende la materialidad finita de cada uno de nosotros para manifestarse en la vida nueva. Y, al fin, ¿dónde vemos la vida nueva si no es en nuestros educandos?. Hoy las tremendas urgencias de preservar la vida humana y la Creación, de lograr la paz con justicia, nos llama a un diálogo creativo y a una acción eficaz con los recursos de la ética de la fe y los maravillosos avances de la ciencia y la tecnología.

 

Rev. Psic. Araceli Ezzatti

 

 

Rev. Psic. ARACELI EZZATTI

 

[1] Colom y Melich “Postmodernidad y Educación” Publicación de Educación y Cultura 1977-España p.9

[2] Op. cit. pág. 10

[3] Op. cit. pág. 11

[4] Alicia de Alba “Postmodernidad y Educación” Centro de Estudios sobre la Universidad- UNAM 1995- pág.135

[5] Bauman, Zygmunt “Entrevista sobre La modernidad líquida” Publicación La Vanguardia- España 9/1/2017

[6] Langón, Mauricio “Conferencia sobre Educación y sociedad Global” UNESCO- París 1998.

[7] Pérez, Angel “La Cultura Escolar y la sociedad Global” Editotial Morata- Madrid 2004. Pag. 235

[8] López Cerezo, Antonio “Conferencia sobre la Confianza en la Sociedad del Riesgo” UDELAR Montevideo, 10/5/20017

Valora este artículo
(0 votos)