Menú Principal

Carta de Cochabamba 2016

 

CARTA DE COCHABAMBA

AÑO 2016

 
Jesús dijo: “bienaventurados los pacificadores:
porque ellos serán llamados hijos de Dios”. Mateo 5:9
 
Las instituciones educativas metodistas, afiliadas y relacionadas con ALAIME, reunidas en el Instituto Americano de la ciudad de Cochabamba, Bolivia, del 13 al 15 de octubre de 2016, en el II Foro Internacional de la Educación Metodista en América Latina, reflexionamos acerca del tema: “El aporte de la educación metodista: nuestro compromiso con una sociedad latinoamericana conflictuada y cambiante”.
Países representados: Argentina, Brasil, Bolivia, Chile, México, Perú, Paraguay y Uruguay. 
 
DECLARAMOS: El contexto latinoamericano en el que nos encontramos tiende hacia gobiernos que coinciden con políticas neoliberales, en los que el mercado impone medidas económicas y sociales que aumentan los índices de pobreza y desestiman los derechos sociales. En el marco de esta realidad, consideramos importante destacar los espacios de reflexión en los que abordamos los desafíos de la educación metodista en América Latina en una sociedad conflictuada y cambiante. 
En esta situación los cambios de paradigmas nos desafían a ser agentes de transformación en la sociedad. Las instituciones metodistas, como comunidades educativas fieles al Evangelio y su mensaje de esperanza y herederas de la doctrina wesleyana, manifestamos nuestra preocupación por los fenómenos sociales negativos que afectan la inclusión, aumentan la discriminación y la desvalorización de la persona como criatura de Dios. 
Reafirmamos con Juan Wesley, fundador del movimiento metodista, que educar es y será un acto de amor. Este pensamiento guía e inspira nuestro ser y quehacer. 
Reconocemos y valoramos el desarrollo de una mirada crítica sobre el conjunto de la sociedad, inmersa en un proceso de globalización económica, revolución tecnológica, disgregación familiar y crisis ambiental. 
Una sociedad en la que las prioridades de la postmodernidad irrumpen en los espacios tradicionales y crean conflictos generacionales y sociales, los que desafían la revisión de una propuesta educativa confesional. 
En este proceso será crucial el rol de la educación en el acompañamiento del aprendizaje y de la integración a la sociedad de personas maduras, de espíritu crítico y creativo. Desde la perspectiva wesleyana y ecuménica, debemos contribuir al pensamiento social y encarar un proyecto educativo que logre un mundo más justo, fraterno y solidario. Entendemos que todas y todos los que trabajamos en la propuesta de la educación metodista precisamos basar nuestra acción en el modelo histórico de Jesús de Nazaret, dado que el amor trasciende todas las religiones y todas las culturas. 
Nuestro compromiso considera que el mejor y más auténtico ministerio de educación metodista es comprometerse con la realidad de nuestras comunidades educativas desde una pedagogía crítica, inclusiva, creativa, innovadora y respetuosa de la diversidad cultural, para la transformación y para la construcción del Reino de Dios.
 

¡Qué así sea!

 
Junto con el II Foro Internacional de la Educación Metodista en América Latina, se llevó a cabo Simultáneamente el IV Encuentro Latinoamericano de Estudiantes Secundarios.