Taller 4 - Nuevas Tecnologías, ¿nuevas formas de investigación?

00001ward

Nuevas Tecnologías, ¿nuevas formas de investigación?

Una experiencia colaborativa internacional

Lic. Adriana Murriello; Lic. Andrea Ledwith; Lic. Cecilia Naddeo COLEGIO WARD

En 2009 el Colegio Ward fue invitado a participar del Global Doing Democracy Research Project- GDDRP- coordinado por Paul Carri y David Zyngierii. Este proyecto internacional de investigación aborda problemas relacionados con la ciudadanía, la democracia y la educación. Se inició a consecuencia del encuentro entre los mencionados y quien encabeza el proyecto en el Colegio Ward en una conferencia en el 2008.iii

Desde el punto de vista del objeto de investigación, el trabajo tiene como antecedente institucional la experiencia realizada con una cátedra en el Nivel Superior del Colegio Ward en los años 2002 a2007.1 Dicho trabajo –fruto de la experiencia áulica y con resultados asistemáticamente reunidos- revelaban en los estudiantes la tendencia a concebir la ciudadanía en su versión más tradicional y pasiva y a la democracia como mera forma de gobierno. Asimismo, la relación con la educación aparecía bastante desdibujada. Es importante aclarar que estas nociones eran indagadas en el marco del programa de una asignatura, pero previo a la realización de lecturas académicas, ya que la idea era rastrear aquellos conceptos que se habían ido formando como fruto de la socialización primaria y secundaria, como así también del pasaje por los primeros niveles del sistema educativo.

Años después, al tomar contacto con las preocupaciones e investigaciones de Carr en EEUU y Canadá, resultó sorprendente encontrar numerosas coincidencias en las respuestas de aspirantes a carreras docentes, pese a tratarse de contextos con culturas e historias tan diferentes. Allí se originó la idea de tomar la misma encuesta para poder así dar sistematicidad a estas exploraciones y eventualmente poder comparar de manera formal los resultados. En pocos meses más, se recibió la invitación a participar como investigadora en este incipiente proyecto. De esta manera nos sumamos desde el Colegio Ward al GDDRP.

No nos referiremos en este trabajo a los resultados de la investigación, sino que nos centraremos en describir en qué consiste el proyecto y de qué manera las nuevas tecnologías de la información y la comunicación (NTIC) lo están haciendo factible. Analizaremos también la relevancia de esta forma de trabajo colaborativo e intercultural en relación con el propio objeto de estudio del proyecto.

Acerca del Global Doing Democracy Research Project

Este proyecto de investigación busca comparar y contrastar las nociones de democracia y ciudadanía y su relación con la educación según visiones más tradicionales y nuevas maneras de conceptualizar las democracias, poniendo el foco especialmente en:

1)La predisposición de los docentes y estudiantes de profesorados para entender la democracia y la política en general de una forma “delgada”iv;

2)El potencial de los docentes y del campo educativo para desarrollar prácticas democráticas más “robustas” o “densas” en educación,

3)La importancia de entender cuestiones relativas al poder y a las diferencias en relación con la democracia.

A la base de estos propósitos están las categorías teóricas de Gandin y Apple (2002) que definen democracia de una manera delgada (thin) o densa (thick). La primera alude a la democracia formal, con énfasis en los procesos electorales, las cuestiones jurídicas, los procedimientos parlamentarios. Entender la democracia de una manera densa significa problematizar cuestiones relativas a la inclusión, la participación, el compromiso crítico, la alfabetización política.

El GDDRP se propone facilitar la colaboración internacional dentro de la comunidad académica, a la vez que fomentar el desarrollo de redes de intercambio permanente.

Para 2011, está prevista la publicación de un libro fruto de esta primera etapa del proyecto: Can education make a difference? Experimenting with, and experiencing democracy in education (¿Puede la educación marcar la diferencia?

Experimentando con la democracia en la educación). Se busca así dar difusión a los temas centrales de preocupación e indagación.

Iniciado en los primeros meses del año 2009, el proyecto estuvo -desde el primer momento- atravesado y posibilitado por las nuevas tecnologías de la comunicación y la información.

Aprovechando las facilidades de la red social Ning, que por algunas de sus características y oferta facilita la reunión de grupos en torno a intereses específicos, se generó una plataforma (‘Doing Democracy’)v que posibilita la conexión entre los investigadores a través del email, chat, blogs y foros. Asimismo se cuenta con la facilidad de colgar documentos, incorporar videos, fotos, etc., lo que viene resultando muy útil a la hora de compartir bibliografías, enlaces a sitios de interés para las temáticas que se abordan, comunicar eventos relacionados con el tema y mucho más. Debemos aclarar que esta red no es pública; sólo se accede por expresa invitación de los coordinadores. De allí la importancia y el énfasis del grupo en la circulación posterior de los avances y resultados de los estudios que se encaran.

Por otra parte, desde dicha plataforma se ha viabilizado el acceso al programa Survey Monkey, un potente e interesante software online para la construcción y procesamiento estadístico de encuestas.

El sitio es -por tanto- un espacio innovador, participativo, interactivo y además, multilingüe, dado que hoy participan investigadores distribuidos en casi todos los continentes, gracias a una comunicación facilitada por estas herramientas que las nuevas tecnologías ofrecen.

Queremos resaltar que hasta el momento, el proyecto se viene desarrollando prácticamente sin apoyo económico alguno. Sólo se ha recibido una pequeña contribución de Monash University, Australia, que permitió el abono al Survey Monkey.

La disponibilidad del sitio web habilita el uso de una encuesta base, adaptada por los participantes del GDDRP según su lengua, características socioculturales y educativas.

Esta investigación colaborativa internacional profundiza la producción de conocimientos, a la vez que fomenta el desarrollo de redes de intercambio permanente, permitiendo descubrir un entramado intercultural posibilitado por entornos virtuales. Una comunicación tal incide en la construcción de subjetividades a partir de las diferencias y similitudes teñidas por distintos marcos culturales y personales. A la vez, la interacción con las NTIC genera oportunidades y alternativas de fuerte incidencia en la subjetividad de quienes las utilizan, como se refiere más adelante.

Primeros pasos en Argentina

Junto con una docente de otra instituciónvi, se trabajó en la traducción y adaptación de la encuesta originalmente diseñada por Paul Carrvii (2008) y puesta generosamente a disposición del Proyecto GDDRP. Consiste en unas 40 preguntas, en torno a los conceptos de democracia, ciudadanía y su relación con la educación. La mayoría de los ítems están construidos según la escala Likert de cinco ítems con una parte abierta para complementar cualitativamente la información. El análisis posterior requirió pues el trabajo con ambos tipos de datos, cuantitativos y cualitativos.

En el caso del Colegio Ward, la encuesta fue tomada en junio de 2009 a alumnos de 1er. Año de Nivel Superior (Profesorados), días previos a las elecciones legislativas en Argentina. Intencionalmente se instrumentó antes de abordar con los estudiantes algunos de estos temas desde el marco curricular. La idea era que lo que surgiera en las respuestas revelara las concepciones y representaciones construidas a lo largo de su escolaridad, las influencias familiares y las de los medios de comunicación.

La encuesta fue tomada durante una hora de clase en el Laboratorio de Computación del Colegio. Se realizó de manera totalmente anónima y voluntaria por la vía de un cuestionario autoadministrado online que, gracias al programa Survey Monkey, permitía recolectar las respuestas directamente desde nuestro sitio. En otros casos de Argentina, las encuestas fueron enviadas a las casillas de correo de los encuestados o incluso, en algún otro, fueron impresas; se han adecuado las estrategias a las posibilidades técnicas y económicas de cada institución participante.

La información de las encuestas fue procesada estadísticamente primero y luego analizada en sus aspectos cualitativos, tarea de cierta complejidad debido a las muchas respuestas abiertas, lo que llevó a la construcción de múltiples categorías para poder establecer comparaciones y sacar conclusiones. Esta tarea fue realizada por las autoras de este trabajo, disponiendo de tiempos personales, no rentados, para llevar a cabo estas actividades. Esto potenció el trabajo vía email, aún entre ellas.

Para consultas con la coordinación del proyecto, se recurre también al email, a la plataforma ya mencionada anteriormente y con frecuencia al Skype, que facilita la comunicación telefónica sin costo con Australia y Canadá, países en los que residen los directores del GRDDP. Asimismo, se utiliza también para consultas e intercambios entre los investigadores en los distintos países. En estos casos, el complemento de la video-cámara y del chat del mismo programa, resultan de gran ayuda, particularmente al trabajar con lenguas distintas.

Algunos integrantes del grupo participamos del Congreso Internacional:

“Profundizando la democracia como forma de vida. Desafíos de la democracia participativa y los aprendizajes ciudadanos en el Siglo XXI”, organizado por la Fac. de Ciencias Sociales de la Universidad Nacional de Rosario, Argentina, en mayo de 2010. Este encuentro académico constituyó la primera aparición pública del GRDDP: una investigadora por Uruguay, dos por Argentina (de dos instituciones distintas), uno por Australia y uno por Canadá. Nuevamente todo el trabajo de articulación a efectos de presentar la experiencia con sus resultados en estos países fue realizado en forma virtual. Incluso la participación de Paul Carr desde Canadá fue lograda exitosamente por videoconferencia a través de Skype, e incluyó intercambios con el público en Rosario.

El trabajo presentado desde el Colegio Ward en dicha ocasión, ¿Qué Ciudadanía para qué Democracia? Un reto a la formación docente (2010), pasará a formar parte del libro mencionado anteriormente

Nuevas tecnologías, interculturalidad y democracia

Si se trata de alcanzar una democracia de alta densidad, la igualdad entre los ciudadanos es un imperativo político y ético. Ello significa que una democracia debe estar dispuesta a incluir con iguales derechos y obligaciones que los demás a aquellos grupos sociales que resultan minoritarios en términos de etnia, religión, etc. y que representan un abanico de diversidades. Es por ello que se relaciona multiculturalidad con democracia. Esta requiere una base de aceptación y reconocimiento de los derechos de los otros sin la cual resulta inviable.

Sin embargo, ello no es suficiente, porque se pueden reconocer las diferencias, los derechos, incluso desarrollar cierta tolerancia respecto al otro, al diferente, sin que nada se modifique en una realidad social con relaciones asimétricas. Desde esta perspectiva, para poder profundizar la democracia es necesario avanzar a la interculturalidad. Para Galino (1990) el prefijo inter supone un mutuo intercambio y enriquecimiento, o sea, reciprocidad. Schmelkes (2008) agrega que la interculturalidad implica relaciones horizontales, de simetría y que es por la vía de la educación para la democracia que se puede pasar de la multiculturalidad a la interculturalidad.

Entendida de esta manera la interculturalidad, y alejada de la visión del melting pot, o crisol de razas con su consecuente pérdida de rasgos identitarios, resulta interesante y promisorio el tratamiento que se hace desde el GDDRP del problema de la democracia, ya que a partir de un objeto de conocimiento compartido en interés y en preocupación, se estaría avanzando hacia una mayor comprensión de las situaciones y circunstancias que explican las diferencias y similitudes que se encuentran entre distintos países, profundizando los procesos de diálogo entre culturas. Llevaría así al propio grupo de investigación a trabajar con sus supuestos, prejuicios y resquemores al encontrar, como ha sucedido, coincidencias teóricas e ideológicas con gente de la India, con un entorno sociocultural distinto, con realidades muy diferentes, pero con una común preocupación por la democracia participativa; o a sorprenderse ante elementos culturales tan parecidos en estos temas, pese a historias y desarrollos tan diferentes, como pueden ser el caso de EEUU y Argentina, o Canadá y nuestro país. La toma de conciencia de estas cuestiones ayuda a dejar de lado el prejuicio y a indagar con el otro en busca de las raíces del problema, para poder profundizar la mirada en los aportes posibles desde la educación.

“La dignidad y la autonomía del ser humano… se construyen con…. un desarrollo equitativo en oportunidades para todos los ciudadanos. De ahí que sea urgente reconocer y valorar la diversidad natural y cultural- somos únicos e irrepetibles, personas diferentes que viven distintas culturas-, con todas las fragilidades y temores que pueda suscitar, para reconocer en la alteridad el compromiso político, ético y educativo que se precisan para poder asegurar unos mínimos de igualdad en la diferencia.” (Nunes Péres, A., 2009, p. 98)

Al igual que Schmelkes, también otros autores hacen énfasis en el rol de la educación en los procesos interculturales: “Se trata del ejercicio de la ciudadanía, que se aprende mediante la conformación de actitudes y valores de respeto y diálogo, la disposición por ponerse en el lugar del otro, la preocupación por problemas comunes y la tolerancia activa de otras identidades personales y colectivas”. (Litwin, E., 2008, p.164)

¿Por qué relacionar todo esto con las nuevas tecnologías? En el caso del GDDRP porque claramente es debido y gracias a ellas que este intercambio cultural y académico está siendo posible.

Por otra parte, hemos mencionado ya que el trabajo comparativo entre países participantes del GDDRP se inició a partir del poner una encuesta elaborada por uno de los integrantes, a disposición de todos los demás, pudiendo los otros traducirla, ajustarla y adaptarla, todo por vía de estas tecnologías. Este es otro aspecto destacable y significativo de lo que acontece en tantos entornos virtuales que van generando redes verdaderamente colaborativas, descentralizadas que – como bien afirma Benkler (2006) - permiten transitar nuevos caminos que antes estaban impedidos por la lógica del mercado y el concepto de propiedad intelectual occidental. Hay sin duda –señala Josgrilberg (2008)- elementos de identificación y reconocimiento que pasan por aspectos simbólicos, psicológicos y sociales. Este tipo de trabajo en red genera procesos de intercambio solidario que coexisten con el sistema de mercado, promoviendo incluso la posibilidad de dar a conocer perspectivas teóricas alternativas a las hegemónicas. Conduce a lo que Benkler (2006, p.60) llama ’commons based peer production’ (producción de pares basada en lo común).

Aunque no se va a desarrollar aquí, es bueno resaltar que la referencia de Josgrilberg a lo psicológico y simbólico tiene directa relación con uno de los aspectos centrales de tratamiento en este Congreso, que es el de la incidencia de las NTIC en la formación de la subjetividad.

Quizás el valor central de las nuevas tecnologías radica en la posibilidad de democratizar las producciones culturales, intercambiar experiencias formativas y revisar críticamente los procesos de construcción del conocimiento, sean estos personales o sociales. Barbero (2002) advertía ya hace unos años que en el centro de las transformaciones profundas de la actual revolución tecnológica se encontraba la mutación en las formas de circulación del saber, entendido éste como fuente de poder, y durante mucho tiempo centralizado territorialmente y así controlado. La transformación en los modos en que el saber circula se vuelve un eje fundamental de discusión en relación a las NTIC, ya que modifica –de algún modo- ciertas estructuras sociales, dado que la fragmentación del saber, implica también la descentralización de ciertos lugares sagrados o figuras sociales que lo legitimaban y administraban.

Es posible entender así la democratización del conocimiento que implica el trabajo colaborativo, con la diseminación facilitada por las NTIC como así también con las nuevas cuestiones que plantean en la discusión respecto del carácter de propiedad intelectual. Es muy interesante señalar que –sin proponérselo- estas tecnologías han permitido el surgimiento de redes de intercambio, de generación de conocimientos y demás que terminan sustentando valores muy cercanos a los que desde nuestra fe sostenemos: solidaridad, generosidad, cooperación, trabajo mancomunado, esfuerzos compartidos y mucho más. Quizás sea ello la contracara del consumismo tecnológico; con más razón, si es así, sepamos sacar provecho de este aspecto.

Los cambios en las formas de producción y comunicación de los saberes modifican las relaciones humanas, sus propias representaciones, sus construcciones cognitivos. La incidencia de las NTIC en este terreno, aún debe ser más estudiado y profundizado desprejuiciadamente. Por tanto, subrayamos que:

“En este sentido parece necesario superar el enfoque tecnocrático que subyace tras las posiciones optimistas o pesimistas y reivindicar la importancia de un enfoque político que permita discutir socialmente para qué deseamos las nuevas tecnologías y que funciones queremos que cumplan.”

(Tedesco, J.C., 2003, p. 8)

Notas:

i.Mc Gill University, Montreal

ii.Monash University, Australia

iii.Alternative Practices in Citizenship Learning and Participatory Democracy Conference (Prácticas alternativas en la educación en ciudadanía y la democracia participativa), Ontario Institute for Studies in Education - OISE; Universidad de Toronto.

iv.Agradecemos al Dr. David Zyngier este desarrollo tecnológico.

v.Mag. María Delia Traverso; Universidad de Morón; Bs. As.

Referencias:

Barbero, J. (2002). La globalización en clave cultural: una mirada latinoamericana. En Globalisme et pluralisme, coloquio internacional. Montreal. Leído en: http://www.er.uqam.ca/nobel/gricis/actes/bogues/Barbero.pdf

Benkler, Yochai. (2006). The Wealth of Networks. How Social Production Transforms Markets and Freedom. New Haven, Yale University Press.

Carr, Paul (2008). Educating for Democracy: with or without social justice. In

Teacher Education Quarterly; Fall, p.117-136.

Galino, A. (1990). La Educacion Intercultural. Orígenes y Enfoques. p. 7 – 22. En Instituto de Estudios Pedagógicos Somosaguas. La Educación Intercultural en el Enfoque y Desarrollo del Currículo. Apuntes IEPS; 54; Madrid: Narcea Ediciones.

Gandin, L. A., & Apple, M. (2002). ‘Challenging Neo-liberalism, Building democracy: Creating the Citizen School in Porto Alegre, Brazil.’ Journal of Education Policy, 17(2), 259-279. (Traducción propia)

Josgrilberg, Fabio Botelho (2008). Produção Colaborativa em Rede, Direito Autoral e Socialização do Conhecimento nas Universidades. p. 103 – 120. En Sathler, Josgrilberg y Barroso de Azevedo (org.). Educação a Distancia. Uma Trajetória Colaborativa. São Paulo: Universidade Metodista de São Paulo.

Murriello, A. (2005). Re-crear la Ciudadanía. Um desafio para la formación docente. p. 61 a 71. En Revista do Educação do COGEIME; 14 (26)

Murriello, A., Ledwith, A. y Naddeo, C. (2010): ¿Qué Ciudadanía para qué Democracia? Un Reto a la Formación Docente. Ponencia presentada en “Profundizando la democracia como forma de vida. Desafíos de la democracia participativa y los aprendizajes ciudadanos en el Siglo XXI”, Universidad Nacional de Rosario, Argentina.

Nunes Peres, A. (2009). La Cultura y los Derechos Humanos como Soportes Políticos y Educativos de la Interculturalidad. p.98. En Caride, J. A. (Coord.) (2009). Los Derechos Humanos en la Educación y la Cultura. Del discurso político a las prácticas educativas. Rosario: HomoSapiens.

Schmelkes, Sylvia (2008). Interculturality as a Core Aspect of Education for Democracy: a dialogue with Sylvia Schmelkes. p. 207-218. En Revista Interamericana de Educación para la Democracia; 1; (2)

Tedesco, J.C. (2003). Educación y Nuevas Tecnologías: ¿esperanza o incertidumbre? p. 7 – 11. En Brunner y Tedesco (Ed.). Las Nuevas Tecnologías y el Futuro de la Educación. Bs. As.: Septiembre Grupo Editor.

?